Reportajes 4 minutos 02 diciembre 2022

¿Viajar para comer o comer para viajar?

Restaurantes para viajar con el paladar hasta la otra parte del mundo.

Selección del editor Chefs Guía MICHELIN España

“Comer” es un verbo que podría ser considerado como sinónimo de “viajar.” Los alimentos, las preparaciones, las técnicas y los sabores dicen mucho de un territorio concreto, es por eso por lo que no hace falta moverse de un lugar para conocer (en cierta medida) otra parte del mundo. A través de la cocina, de elaboraciones y de alimentos, un comensal puede descubrir la historia de un país, de una ciudad o de una zona en concreto. Te proponemos algunos locales con los que viajar con el paladar sin moverte de la ciudad.


Japón en estado puro

Yong Wu Nagahira es uno de esos cocineros cuya propuesta en su restaurante Ikigai de Madrid permite a los comensales hacer un viaje exprés, plato a plato, hasta el país nipón. A través de su cocina, centrada en la técnica, el producto y la originalidad, Yong combina su saber hacer con las mejores materias primas españolas dando lugar a un espacio en el que el producto español se pone al servicio de la cocina nipona para crear una atmósfera que traslada a su clientela hasta Ginza, Shibuya, Asakusa, Chuo o cualquiera de las izakayas de los barrios de la capital japonesa.

Una de las preparaciones que sirven en Ikigai © Borja Matoses/Ikigai
Una de las preparaciones que sirven en Ikigai © Borja Matoses/Ikigai

Oda al Mediterráneo

Muy cerca del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona se encuentra el restaurante Dos Pebrots, un local inspirado en las diferentes gastronomías bañadas por el Mar Mediterráneo cuyo concepto se centra en la fusión de la amalgama de países que lo rodean. Su propuesta es realmente peculiar, pues se centra en una cocina de estudio e investigación que narra la evolución de todos esos países que tienen como punto en común el mar. Platos como los Puerros ancestrales, la Tortilla de piñones, el Vitello tonato, el Balik ekmek, el Kebab de cordero o el Pichón a la presse son algunos de los ejemplos claros que demuestran esta mezcla de sabores.

Platos con esencia a mediterráneo © Francesc Guillamet/ Dos Pebrots
Platos con esencia a mediterráneo © Francesc Guillamet/ Dos Pebrots

Entre Israel y Argentina

La cocina fusión es otra de las grandes formas de viajar con el paladar a dos países al mismo tiempo. Fayer, en Madrid, ofrece una curiosa propuesta de fusión entre la gastronomía israelí y la tradicional parrilla argentina. De la primera no pueden faltar el Falafel, el Hummus o los Mezzes fríos y calientes, mientras en la segunda parte sus carnes se convierten en uno de los platos estrella de la carta con los que llevar la mente hasta la extensa pampa argentina. Entre los postres no dejan de sorprender el Baklawa de almendra, pistacho y nueces, el Hummus de chocolate y el Flan de ricotta con dulce de leche.

Los tradicionales mezzes fríos y calientes de la cocina israelí © Michigan Rabbit/ Fayer
Los tradicionales mezzes fríos y calientes de la cocina israelí © Michigan Rabbit/ Fayer

Un salto hasta Italia

Encaramado a una colina, con fabulosas vistas al atardecer Mediterráneo, se encuentra Orobianco, en Calpe, un restaurante italiano repleto de técnica y buen producto que hace las delicias de todos los amantes de esta cocina. Pasear por Roma, Savona o Nápoles quedará un poquito más cerca con cada uno de los platos de este menú que recorre algunos de los platos más tradicionales con una vuelta de tuerca moderna y cosmopolita que se adapta, mes a mes, a los productos de temporada.

Las pastas son las estrellas de esta casa © Darío Gil Cabañas/Orobianco
Las pastas son las estrellas de esta casa © Darío Gil Cabañas/Orobianco

Rumbo Asia

Luke Jang es el responsable de haber traído a la capital una de las mejores cocinas surcoreanas gracias a su restaurante Luke. Su paso por Mugaritz y su asentamiento en España ha dado lugar a una carta en la que combina de una forma excelente el recetario, los productos, las técnicas y los sabores coreanos con los productos ibéricos. ¡Qué mejor que pasarse por allí para degustar y disfrutar el street food asiático más auténtico! Una pista: no hay que dejar de probar su Gilda coreana, su Bao bun y el Bibimbap de atún rojo.

En Luke no solo la cocina impresiona, también la vajilla © Camille Belmonte/ Luke
En Luke no solo la cocina impresiona, también la vajilla © Camille Belmonte/ Luke

Comer con las manos

Del antiguo y conocido Hoja Santa, surge en el mismo local de Barcelona COME by Paco Méndez, un espacio dedicado a la cocina mexicana cuyos platos llevan a los comensales a una ruta para conocer de cerca el país centroamericano. Productos, técnicas y elaboraciones, son algunas pequeñas pinceladas de todo lo que se puede percibir a lo largo de su menú. Las elaboraciones clásicas como los tacos, moles, botanas, guacamole y ceviches se maridan aquí con micheladas, tequilas o mezcales.

En COME se disfruta con las manos © PACE Gastro/COME by Paco Méndez
En COME se disfruta con las manos © PACE Gastro/COME by Paco Méndez

Esencia Inca

Tampu es un homenaje al nombre con el que se conocía a las antiguas posadas del Camino del Inca, unas rutas que conectaban todo el Imperio Inca y a través de las cuales estos pobladores viajaban e intercambiaban productos y materias primas. Su carta es un viaje a través de todos los sabores de la cocina peruana clásica y moderna en la que no faltan platos tan conocidos como sus ceviches, los tiraditos, la causa limeña o el Ají de gallina.

Comerse Perú en tan solo un bocado © Álvaro Fernández Prieto/ Tampu
Comerse Perú en tan solo un bocado © Álvaro Fernández Prieto/ Tampu

Un viaje por el Al-Ándalus

La cocina internacional de Alma Ezequiel Montilla es una de las grandes sorpresas que se encuentran en Puente Genil (Córdoba). Ubicado en una casa señorial y decorado con aires árabes, este restaurante combina la experiencia que su chef ha adquirido en el extranjero para transformarla en un viaje para los comensales alrededor del mundo. Aquí los sabores nacionales se mezclan especialmente con la gastronomía de Marruecos, de la que se puede probar la Pastela de pollo, canela y almendra, el Tajine de cordero y frutos secos o el de ternera, nueces y membrillo, y el Mousse de limón marroquí con membrillo y frambuesa. Un viaje por el país vecino que se entremezcla con los sabores españoles creando una cocina viajera que está más cerca de lo que parece.

Pastela de pollo, canela y almendra © Samuel Pérez /Alma Ezequiel Montilla
Pastela de pollo, canela y almendra © Samuel Pérez /Alma Ezequiel Montilla

Para amantes de la carne

Porque de carne no entienden solo en Argentina, Rubaiyat Madrid es el ejemplo de que la cocina brasileña todavía tiene mucho que contar. Su completa selección de cortes de carnes es solo uno de los motivos por los que acercarse a conocerlo, sin olvidar uno de los platos tradicionales de Sao Paulo, que también se puede comer en este local, la tradicional feijoada: un guiso considerado plato nacional, elaborado con frijoles, verduras y carne de cerdo y acompañada de arroz y rodajas de naranja.

La parrilla es una de las técnicas más conocidas del restaurante © Rubaiyat Madrid
La parrilla es una de las técnicas más conocidas del restaurante © Rubaiyat Madrid

Todos y cada uno de estos restaurantes son los ejemplos perfectos (y, también las excusas) por los que comer para viajar. Motivos suficientes para elegir un restaurante de la lista, salir de casa, sentarse en una mesa y dejarse llevar con el paladar hasta la otra punta del mundo.


Suscríbase a nuestra Newsletter y recibirá un avance de las nuevas direcciones seleccionadas por los inspectores de la Guía MICHELIN, recetas exclusivas de los chefs y mucho más.

Encuentre los mejores restaurantes y hoteles del mundo en la web de la Guía MICHELIN y en su App, tanto para iOS como para Android. ¡Inscríbase, haga su lista de favoritos y realice las reservas!


Imagen de cabecera: Uno de los pases de COME by Paco Méndez © PACE Gastro/COME by Paco Méndez

Reportajes

Seguir buscando: las historias que quieres leer