Comentarios
Reportajes 3 minutos 13 octubre 2021

8 curiosidades sobre el Muñeco Michelin que quizá desconozca

Bibendum –la entrañable y neumática mascota de MICHELIN– esconde algún que otro secreto que posiblemente no sepa.

Bibendum Historia Muñeco Michelin

Conocido popularmente como el “Muñeco Michelin”, el verdadero nombre de este personaje inseparable de la marca MICHELIN desde 1898 es Bibendum (Bib, para los amigos). Tiene incluso su propia categoría en la Guía MICHELIN: el Bib Gourmand, distintivo con el que se reconoce a los restaurantes que destacan por su buena relación calidad/precio.

Su nacimiento fue realmente insólito. Se cuenta que Édouard Michelin, fundador de la marca, estaba con su hermano André de visita en la Exposición Universal de Lyon de 1894 cuando, al ver un montón de neumáticos apilados, exclamó: “Mira, si tuviera brazos parecería un hombre”. Y así fue como empezó la historia de este fascinante personaje del que recordamos algunas curiosidades…


1. Al principio, Bibendum tenía un aspecto completamente diferente

En sus inicios, la imagen de Bib podía dar hasta un poco de miedo: su aspecto recordaba al de una momia y se le solía ver levantando una copa llena de clavos y cristales rotos acompañado de la inscripción latina Nunc est bibendum, es decir “es momento de beber”. La copa era una referencia a una frase pronunciada por André “los neumáticos MICHELIN se beben los obstáculos” y una metáfora de su robustez y resistencia a los pinchazos.

©MICHELIN
©MICHELIN

2. Como todos los humanos, ha pasado por diferentes fases

En los primeros días de su vida, Bibendum llegó a ser representado como gladiador, boxeador, ágil bailarín de salón (en Italia) y hasta como un sibarita mujeriego aficionado a los puros y la cerveza, guiño este último destinado a las clases pudientes, las únicas que por aquel entonces podían permitirse el lujo de comprar un coche.

En la década de 1920, sin embargo, se moderó un poco y su imagen se hizo más refinada y familiar: dejó de beber y de fumar y hasta empezó a hacer deporte (hubo anuncios en los que se lo vio correr y montar en bici mientras lanzaba neumáticos a modo de frisbi), gracias a lo cual perdió peso y su silueta se hizo más atlética. En un cartel de principios del s. XX se lo ve ayudando a una familia con una rueda pinchada, dándole una de la suyas (la mejor y mayor de todas ellas), mientras a través del hueco dejado se contempla un cielo azul…

©MICHELIN
©MICHELIN

3. ¿Te has preguntado por qué es blanco, si los neumáticos son negros?

Los neumáticos empezaron a ser negros solo a partir de 1912. Hasta esa fecha, los neumáticos eran de un blanco grisáceo o tenían un tono beige ligeramente translúcido. El color negro llegó más tarde, cuando se empezó a añadir carbono a la base de caucho con el fin de conferir mayor resistencia y durabilidad a los neumáticos.


4. Bibendum tiene su propia mascota

No hace mucho, Bibendum era protagonista de unos anuncios destinados a la televisión estadounidense. En ellos se lo veía en compañía de un perrito parecido a él: se trata de Bubbles y, como cualquier cachorro aficionado a las travesuras, se escapa una noche de tormenta obligando a Bib a buscarlo en el bosque.

©MICHELIN
©MICHELIN

5. No le gusta mucho hablar

La única vez que Bibendum ha hablado en público fue en diciembre de 1898 con ocasión del salón de la rueda de París: André Michelin mandó instalar en su stand una gran silueta de Bibendum en cartón y contrató a un actor para que, agachado detrás de él, le diera voz. Según los archivos históricos, André había insistido en que quería a alguien con una “elocución perfecta”, “rapidez e ingenio en las réplicas” y “sentido del humor sin vulgaridad”. Parece que el espectáculo congregó a tal muchedumbre, que la policía tuvo que intervenir para restablecer el orden.

A principios del s. XXI, no obstante, cuando los anuncios de Bibendum se hacen omnipresentes, el personaje opta por el mutismo más absoluto. Se trata de una decisión deliberada de la agencia de publicidad Campbell-Ewald. “Su silencio es una elección artística, Bibendum es un personaje fuerte y silencioso”, declaraba John Stewart, su director creativo.


6. Es una auténtica celebridad mediática

Cuando en 1907 MICHELIN lanzó una revista de viajes en Italia, Bibendum recibió el encargo de escribir una columna fija en la que pudiera expresar sus opiniones. En una reseña sobre un Baile de las Naciones al que había asistido, Bibendum elogió a las damas representantes de diversas culturas, mostrando su especial admiración por las italianas: “Oh, sublime Madonna, destino de Roma, acepta mi homenaje, tú, cuyos ojos brillan con el esplendor del Renacimiento.”

©MICHELIN
©MICHELIN

Sin embargo, no todo fueron cartas de amor. En algún momento, Bibendum se deja llevar por su propio ímpetu y habla sin rodeos del aplastante impacto que estaban teniendo sus conquistas sociales sobre sus rivales, a los que describe como “pretendientes de rostro pálido y sonrisas forzadas, símbolos vivientes de una ilusión rota”.

Más recientemente, Bibendum hizo una aparición estelar en una historieta de Astérix en la que encarnaba a un comerciante de ruedas de carro y, también, tuvo un papel protagonista en Logorama, un corto de animación francés ganador de un Óscar en 2010.


7. Es tan popular que hasta tiene muebles diseñados a su imagen

A principios del s. XX, la diseñadora Eileen Gray creó un envolvente sillón bautizado con el nombre de “sillón Bibendum”, que hoy en día se sigue considerando una de las creaciones más icónicas del diseño del s. XX.

©DR
©DR

8. En Londres, un restaurante le rinde homenaje

Este restaurante inaugurado en 1986 en el barrio londinense de Fulham nace de la asociación de dos figuras señeras de la restauración británica: sir Terence Conran y lord Paul Hamlyn, quienes se unieron para adquirir la Michelin House, un edificio de estilo art decó construido expresamente para acoger la sede de la compañía desde 1911 hasta su traslado en 1985.

Originariamente, la fachada era una especie de escaparate de neumáticos destinados a ser vistos por los automovilistas que pasaban por delante. Hoy, los comensales son recibidos por los mismos suelos de mosaico en los que se ve a Bibendum sosteniendo una copa llena de tuercas, tornillos y otros peligros y por las espectaculares vidrieras en las que aparece caracterizado como boxeador o como ciclista fumando un puro. Como era de esperar, el restaurante, ahora rebautizado con el nombre de Claude Bosi at Bibendum, figura en la edición 2021 de la Guía MICHELIN Reino Unido con dos estrellas MICHELIN.

Reportajes

Sigue a la Guía MICHELIN en redes sociales y no te pierdas las actualizaciones ni la información de última hora