Comer fuera 1 minuto 22 julio 2019

Sevilla, mucho más que tapas.

La capital hispalense esconde rincones con encanto y espacios recónditos. El legado de las sucesivas civilizaciones se expande por toda la ciudad y se funde con la modernidad de los nuevos barrios. Sevilla nada entre arraigadas tradiciones y el despertar de una ciudad europea y cosmopolita, presumiendo de una gastronomía especial gracias a los abundantes recursos culinarios de su entorno.

En esta ciudad, Julio Fernández propone una cocina de tinte innovador y llena de personalidad en el restaurante Abantal, con 1 estrella MICHELIN. Un ambiente minimalista que hace convivir sus estándares estéticos con pinceladas creativas de varios artistas plásticos contemporáneos; no en vano, estos lo usan ocasionalmente como espacio expositivo. Un lugar en la capital andaluza donde el chef y su equipo destacan los sabores del sur con platos como las Quisquillas con pil-pil de microalgas y alcachofas o la Facera de atún rojo con tomate sofrito, gel de pimientos, ajo asado y albahaca.

En la guía MICHELIN España & Portugal podemos encontrar el Bib Gourmand Az- Zait, que toma su nombre de un vocablo árabe que significa “jugo de aceituna” (aceite). Este restaurante propone un sugerente servicio de tapas a la entrada y una carta bien equilibrada, entre cocina internacional y platos tradicionales muy creativos. El Gallinero de Sandra, otro Bib Gourmand de la guía MICHELIN en Sevilla, propone una cocina mediterránea de calidad. Un restaurante acogedor, simpático y agradable que sorprende en su decoración.

Sin duda, la capital andaluza nos invita a vivir auténticas experiencias gastronómicas como la que podemos degustar en el restaurante La Fábrica. Una apuesta atípica pero convincente con una cocina creativa en un espacio ecléctico, donde la escueta carta de tapas se compensa con interesantes recomendaciones presentadas con mimo.

También podemos disfrutar de una cocina moderna, como la de La Taberna del Alabardero. Una preciosa casa-palacio del S.XIX en plena calle Zaragoza dotada con elegantes salones privados, todo distribuido en torno a un bucólico patio andaluz. Con una carta de tinte tradicional y unas magníficas habitaciones vestidas con mobiliario de la época por si deseamos alojarnos.

En la calle Jesús del Gran Poder destaca La Azotea, novedad de la guía MICHELIN España & Portugal 2017, donde proponen cocina tradicional con toques actuales, siempre basada en producto. También en el famoso barrio de San Lorenzo podemos disfrutar de cocina tradicional gracias al restaurante Eslava, uno de los referentes de la ciudad.

Por supuesto, no podemos olvidar la cocina típica andaluza, como la que propone Casa Robles, avalada por el peso de una larga trayectoria donde presentan una cocina tradicional con platos regionales muy bien elaborados, o Dos de Mayo, un negocio que emana historia y tradición en el que encontramos una amplia carta de tapas y raciones, con el bacalao como especialidad.

Comer fuera

Sigue a la Guía MICHELIN en redes sociales y no te pierdas las actualizaciones ni la información de última hora