Comer fuera 1 minuto 08 enero 2020

Joyas escondidas: El Molino Central

Excelente cocina típica mexicana en pleno condado de Sonoma

California

Al pie de la Highway 12 a la altura de Wine Country nos aguarda un pintoresco local en el que degustar una de las mejores cocinas mexicanas de la zona. “Los amantes de la cocina tradicional mexicana tienen una cita con este encantador restaurante en el que disfrutarán de una comida auténtica a base de ingredientes de primera calidad”. Ese es el dictamen de los inspectores respecto a El Molino Central, situado en Boyes Hot Springs, en el condado de Sonoma. Abierto cada día de 9 de la mañana a 9 de la noche, para saborear su abanico de sabrosos platos sus numerosos clientes deben hacer el pedido en el mostrador e instalarse –tras atravesar la cocina– en el patio. Eso, claro está, si no optan por llevárselos a casa…

Según los inspectores: “Los platos principales cambian según la temporada, pero el nivel de ejecución es siempre impecable. Pruebe el ceviche de fletán con patatas fritas caseras o los sustanciosos tamales de pollo con mole poblano, elaborados con la dosis justa de masa. Los tacos de pescado a la cerveza Bohemia con tortillas hechas a mano son imprescindibles, al igual que los adictivos nachos verdes con salsa de chile poblano y tomatillo. Los aficionados a las especias, por su parte, siempre se quedarán con ganas de repetir los crujientes chilaquiles.”

La responsable de todo esto es Karen Taylor Waikiki, quien abrió El Molino Central en junio de 2010 después de haber dirigido una empresa mexicana de platos preparados y estar al frente del Primavera –en el Ferry Plaza Farmers Market de San Francisco– desde 1991. La clave de los tamales, quesadillas y tacos tanto del Primavera como del Molino Central es su masa fresca. De ahí el nombre, un guiño a los molinos utilizados por las comunidades mexicanas para transformar el maíz nixtamalizado –o maíz cocido en una solución alcalina– en masa. De esta manera, mientras que muchos restaurantes dicen servir tortillas frescas cuando en realidad las confeccionan con preparados instantáneos en polvo, El Molino Central las elabora con ingredientes frescos a la manera tradicional.

(Foto: El Molino Central/Facebook.)
(Foto: El Molino Central/Facebook.)

Taylor Waikiki no es mexicana, pero ha sido discípula de Diana Kennedy –una de las principales autoridades en cocina mexicana– y ha viajado por todo el país para conocer sus tradiciones culinarias. De la misma manera, y pese a ser la dueña y máxima responsable del Molino Central, Taylor achaca buena parte del éxito continuado del local a su personal, formado por inmigrantes latinos. En este sentido no es raro que colabore con sus empleados, procedentes de todas las regiones de México, para poner a punto nuevos platos en los que la experiencia de Taylor se enriquece con la experiencia de los demás. Eso explica, por ejemplo, que en la última carta el nombre de algunos platos –como los tamales de cerdo de Rufina o el mole poblano de Patricia Quintana– aparezcan acompañados del nombre de sus creadoras.

Para acompañar todas estas delicias podrá optar por una bebida no alcohólica, una cerveza o, estando en Sonoma, un vino de la zona. Y si –como imaginamos– se queda con ganas de más, sepa que el local propone una selección de tamales, salsas y otros alimentos envasados para llevar.

Foto cortesía @cheftiffany/Instagram.

Comer fuera

Sigue a la Guía MICHELIN en redes sociales y no te pierdas las actualizaciones ni la información de última hora